sábado, 22 de mayo de 2010


Te esperamos este domingo 23 en el paseo fluvial (parte izquierda desde la gasolinera Mirat y el Telepizza) para pasar un buen día limpiando el río, reciclando lo que saquemos y, por supuesto, pasándolo bien con música y malabares.

En pocos días subiremos las fotos del domingo 9

2 comentarios:

Nazaret dijo...

como le va sr salvador?

soy nico, subtormesino

mira

la nota ya la he mandado a distintos diarios y prensa, pero queria que la vieras

no se si va a entrar toda

Limpiar el Tormes



27 de mayo, Salamanca

Salvador estrechaba con la izquierda por no quitarse y ponerse el guante una y otra vez: varias personas se acercaban a felicitarlo por la iniciativa de comenzar a limpiar la rivera del Tormes.

“Mira: todo esto después va al río”, advertía Salvador mientras señalaba los polipropilenos escabullidos al interior invisible de los juncales, incrustados en la orilla del río como si fueran cabellos que jamás se peinarán, y en sus raíces estaban las interminables caspas de basura: sobre todo bolsas de compra, bidones de gasolina y tetrabrik, también botellas de licores y cervezas, más esparcidas que las envolturas de Ben 10 pero de todas formas dañinas.

Era un grupo de 5 chicos que había cruzado la barrera que separaba a la civilización de nuestro río.

A todo el que se acercaba, Salvador le preguntaba de inmediato y antes que nada: ¿Nos ayudas? ¿Nos das una mano? Pero pocos o casi ninguno se animó a ensuciarse, a pesar de las palabras de Salvador, que explicaban lo que iba a pasar con las truchas, que ya se acercaban a las orillas para masticar pedacitos de celofán. Alguno cogía faranduleramente un volante (http://cuidatumadre.blogspot.com/) como para chismosear de qué se trataba, pero cuando Salvador lo invitaba a colaborar con el río, pues sonreían y señalaban sus camisetas inmaculadas, que habían seleccionado esa mañana de domingo para ir a dar un paseo por el paseo fluvial, a 200 metros del Puente Romano.

Nada hay que no se pueda postergar mientras el río aún esté en peligro. Aplacemos nuestras reuniones, dejemos la siesta para más tarde, pues no se entiende cómo es que los salmantinos podamos conciliar el sueño sin antes haber hecho algo por nuestro río. Hay miles de cosas por hacer: donde quiera que se mira se encontraran potenciales contaminaciones que nadie se agachará a juntar. Aún más lejos del vado, sobre la bici senda, se puede recolectar una bolsa de residuos por cada 100 metros que se camine, y esto se logra sin ser demasiado puntilloso en la limpieza. En esa coctelera residuaria podrán verse envolturas de chuches, chicles que se derriten por el sol de la primavera, celofanes y telgopores que envolvían una PlayStation que iba a ser de regalo para algún Carlos de la ESO.

Una vez bajo el puente romano, en el anochecer de un viernes, un grupo de jóvenes celebraba un cumpleaños tomando alcohol. Uno de ello comenzó a estrellar las botellas vacías en una de las arcadas de piedra. Al noveno estruendo un joven se acercó enfurecido para que pararan. Y lo más insólito de todo esto fue la respuesta de los niñatos cuando se les pidió una explicación: ¡Pero si allí no se sienta nadie!

La mentalidad de los jóvenes tiene una fácil deducción. Pensaban que cuando un lugar público está vacío, es necesario destruirlo, no importa la belleza que tenga. Sin contar que los destrozos, el vidriaje sobre los caminos pudiera lastimar a los ancianos que pasan las tardes en el Tormes, algún turista descuidado, una bicicleta que pasea confiadamente… o simplemente una mascota, o uno de los perros callejeros.

Como el blanco loto que crece en el pantano e impregna a los viajeros con una esperanza de belleza, pues a lo largo de toda la rivera subtormesina se esconden las partículas de nuestra miseria humana.



bueno fijate que podemos llamar a los diarios de salamanca pa ver si la pueden publicar,,, puse las fotos y todo

MERCEDES dijo...

Que lastima que a una cosa tan interesante como lo que estais haciendo y a un comentario tan bien escrito, que nos deberia mover a todos a tener mas cuidado adonde tiramos las cosas y sobre todo recoger y ayudar a recoger a quien no habiendolo tirado, por el bien de todos, no solo lo recoge sino que intenta movilizar y concienciar a otros para que lo hagan, parece imposible que no nos mueva a mandaros por lo menos palabras de aliento y deciros que aunque no podamos estar ahi, nuestra mentalidad gracias a vosotros va cambiando.
Gracias en nombre de la humanidad por lo que estais haciendo, me parece super importante que continueis intentandolo, os animo a que continueis, a pesar de la falta de comentarios a un tema tan interesante y de tanta importancia para nuestra supervivencia y la de la Tierra.